Ayuntamiento de Villanueva de los Infantes

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto
Cofradía de la Santísima Vera Cruz
Cofradía de la Santísima Vera Cruz

Salida, entre dos luces, en la plaza de la trinidad, estación de la Plaza Mayor y el "encierre".

Fecha de celebración: Jueves Santo

Lugar de salida: Iglesia de la Trinidad

Salida: 21:00:00h.

Llegada: 01:00:00h aprox.

Fundación

Según relata el historiador local Juan Antonio Gómez en un texto entregado al Secretario de esta Cofradía, “Con la fundación del Convento de la Orden Tercera de la Observancia de San Francisco en el año 1483, se empezó a implantar en la villa de Villanueva de los Infantes la costumbre de la adoración de la Santa Cruz por los padres franciscanos, para ello quisieron fundar una Cofradía llamada de Venerable Orden Tercera de Penitencia. El Papa Nicolás IV, en el año 1492 dio licencia para su fundación aunque en el breve no la consideraba como tal. Pero, el fervor por la adoración de la Santa Cruz y sus estaciones de penitencia, ya habían arraigado en la villa, su principal cometido era dar culto a la Santa Cruz y un domingo del mes dar de comer a las personas pobres de la cárcel, comida que pagaban los hermanos cofrades.”

Historia

Un historiador local, Carlos Chaparro, hizo una aportación en su página “Historia de Infantes en Migajas” sobre los orígenes del culto a Nuestro Padre Jesús Rescatado en Villanueva de los Infantes:

”…La devoción a Jesús Rescatado y su vinculación con los trinitarios se debió al rescate que estos pagaron por la imagen de Jesús Nazareno a los moros de Marruecos en 1618, junto a numerosos cautivos. Aquella imagen de origen sevillano, llevada para el culto a Marruecos por los padres capuchinos. Tras el rescate fue trasladada al Convento de Trinitarios de Madrid. Pocos años después el duque de Medinaceli construye una capilla para la citada imagen. En 1689 se colocó definitivamente y comenzó a ser conocido como Jesús de Medinaceli.

Esta imagen marcó la iconografía de Jesús Rescatado y su vinculación con los trinitarios. El culto se extendió con fuerza por España y de la imagen de Medinaceli se sacaron copias para los conventos trinitarios del resto de España. La primera que llega a La Mancha fue al convento de Valdepeñas en 1692.

En Villanueva de los Infantes, en 1725, una mujer devota de este culto, Tomasa Martín de la Cuerda, y su marido, Juan García Giraldo, siguiendo los mismos pasos que los duques de Medinaceli hicieron con la imagen de Madrid, concluyen la construcción de una capilla, la tercera del lado de la epístola (primera por la derecha según se entra) para acoger la imagen que ellos mismos habían comprado ese año. Hasta su muerte, en 1740, Tomasa fue la encargada de vestir y cuidar la imagen, legando en su testamento arroba y media de aceite para la lámpara que ilumina dicha capilla e imagen, pasando dicha costumbre a sus descendientes. Desde entonces esta capilla fue conocida popularmente como la de los Giraldos.”

En el programa de este año vamos a utilizar el relato que Dª Hortensia Simarro López, profesora de Historia del IES Francisco de Quevedo, ya jubilada, nos facilita en su libro “El barroco en Villanueva de los Infantes” acerca de la talla de Nuestro Padre Jesús Rescatado.

“…La única muestra de la mejor imaginería barroca española en Infantes es el Nazareno, popularmente conocido como el “Rescatado”, que se encuentra en la iglesia de la Trinidad. Es objeto de especial devoción en el pueblo, quizá por haber escapado de la destrucción durante la guerra, o por la calidad realista de su talla.

Representa a Cristo escarnecido por los soldados (Mat. 26;67) tras comparecer ante Caifás y ser coronado de espinas con las manos atadas. Es una talla completa aunque aparezca vestida con túnica morada. Aparece derecho, rígido, la cabeza erguida y mirando hacia el frente con ojos incrustado de pasta vítrea. Tiene diferentes postizos, barba, bigote y pelo (este está cubierto por una peluca de pelo natural), el conjunto del rostro es muy expresivo y logra efectos patéticos muy del momento, ese patetismo se refleja en las manos agarrotadas. La postura del cuerpo, tan sin movimiento, con la túnica morada ceñida al cuerpo, recuerda fórmulas aún manieristas. En la cabeza lleva una corona de espinas metálica de la que brotan gotas de sangre, siguiendo la visión de Santa Brígida de Suecia que describió en su libro “Revelaciones” los sufrimientos de Cristo con detalles minuciosos y pintorescos. De la parte posterior de la cabeza sobresalen tres rayos metálicos. El rayo es símbolo de soberanía. A Zeus se le representaba con tres rayos simbolizando el azar, el destino y la providencia. En el cristianismo representa las Virtudes Teologales “Fe, Esperanza y Caridad”.

Se sabe poco de esta imagen. Es muy parecida al Cristo de Medinaceli que se venera en Madrid y que perteneció a la Casa de Medinaceli. Para Hernández Díaz fue esculpido por Francisco Ocampo, escultor sevillano sobrino y discípulo de Andrés Ocampo, que según Camón Aznar encarna el tránsito del clasicismo a las “conmociones barrocas” e influye en Montañés. De Francisco Ocampo es el Nazareno de la Iglesia de San Bartolomé de Carmona, fechada en 1607. Es imagen de vestir, de grave sentimiento y muy realista. La atribución a Ocampo del Cristo de Medinaceli se debe a su semejanza con el anterior. Aunque es de difícil estudio, es claramente sevillana. Según la tradición la imagen fue rescatada a los moros de Fez y se la tomó por una persona real. Ocurrió en 1682.

Si el Cristo de Medinaceli es de Ocampo también lo es el de Infantes”.

Número de hermanos: 1245

Pasos que procesionan

Divino Niño Jesús: Anónimo 1942
Flagelación de Nuestro Padre Jesús azotado en la columna: Faustino Sanz Herranz, imaginero madrileño, año 1969
Nuestro Padre Jesús en el Huerto: D. José Romero Tena, imaginero valenciano, año 1943
Nuestro Padre Jesús Rescatado: Titular de la Cofradía, talla redonda en madera, de la escuela Sevillana del S. XVII, Restaurado en 2004. lignum Crucis
Prendimiento de Nuestro Padre Jesús: Francisco García Madrid, sevillano, discípulo de Ávalos, 1983
Santísima Virgen de los Dolores: D. Vicente Tena Cuesta, valenciano, inspirada en la obra de Francisco Salzillo, año 1941

Estrenos

  • Manto de la Santísima Virgen de los Dolores, realizado por el taller de Joaquín Salcedo, de Málaga, con incorporación de los bordados del anterior manto.
  • Varales del trono de la Santísima Virgen de los Dolores.
  • Restauración de los candelabros arbóreos del trono de Nuestro Padre Jesús en el Huerto, llevados a cabo en el taller de Santos Pastor, de Almagro.
  • Batería completa, compuesta por tambores, timbales y cajas chinas, de la banda de Cadetes de Nuestro Padre Jesús Rescatado, realizados expresamente para la banda por la empresa Nova Percusio SL, de Manises (Valencia).

Túnica

Grana burdeos, con botonadura y capuz del mismo color, escudo de la Cofradía, guantes blancos y fajín en lona blanca cruda.

Acompañamiento Musical

Banda de Cornetas y Tambores Cadetes de Nuestro Padre Jesús Rescatado, perteneciente a esta Cofradía, y Agrupación Musical Santa Cecilia.

Ver video procesión

Recorrido

 
 
Galería

Suscríbete al newsletter

Bienvenidos

Antonio Ruiz Lucas

saluda alcaldeEn nombre de la Corporación que presido, os doy la bienvenida a este nuevo espacio institucional del Ayuntamiento de Villanueva de los Infantes...